Home ¿Por qué yo? Seguridad al Conducir
¿Por qué yo?
Seguridad al Conducir

Las llantas con niveles de presión por debajo de los recomendados pueden comprometer seriamente la seguridad de usted y sus pasajeros. Las llantas que no están debidamente infladas, afectan la seguridad de conducción de dos maneras.

 

●    Comportamiento de las llantas: los bajos niveles de presión en las llantas cambian el comportamiento de las mismas, lo cual afecta el manejo, control, tracción, y frenado del vehículo.
●    Desgaste desigual: el desgaste desigual de las llantas podría potencialmente resultar en explosiones, en las cuales la llanta literalmente estalla bajo presión. En casos no muy comunes, los accidentes por estallido de llantas podrían llegar a ser fatales.

 

Las llantas con niveles de presión por debajo de los recomendados son la principal causa de  desperfectos en las mismas. La mejor manera de evitar este tipo de circunstancias, es mantener la presión de las llantas dentro de los niveles recomendados. Una opción para lograr esto, es comprobar manualmente los niveles de presión de sus llantas cada mes, pero una mejor alternativa es con el uso de sistemas TPMS.

 

Un estudio de accidentes de tránsito realizado por la Administración Nacional de Seguridad Vehicular en Carreteras (National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA según sus siglas en inglés)) concluyó que un 5% de los accidentes vehiculares están asociados directamente a desperfectos en las llantas. Los vehículos con las llantas con niveles de presión por debajo de un 25% o más de lo recomendado, tienen un mayor riesgo de verse envueltos en un accidente.

 

Es principalmente por razones de seguridad, que los sistemas TPMS son requeridos por ley en Estados Unidos en todos los vehículos construidos posterior al año 2008. Una ley similar fue aprobada en Europa, la cual requiere a los fabricantes de vehículos a equipar sus unidades con sistemas TPMS para finales de Noviembre del año 2014. Las estimaciones calculan que estos dispositivos reducirán el número de lesiones y muertes relacionadas con accidentes causados ​​por problemas en las llantas.